jueves, 4 de diciembre de 2008

Varicela al cuadrado

Ahora tenemos el alta médica de las dos... ya podemos vernos, amigas. Pero venimos de tres semanas en las que nuestras hijas destilaban energías, ganas de parque, jardín, amigos... y todo eso sin poder salir a ningún lugar cerrado para no propagar una peste, por cierto, bastante extendida.
Ya volvimos a la normalidad de dormir toda la noche y sin compartir cama con ellas ni por un minuto, de comer con gamas, de correr a la tranquera del jardín... brindamos por eso, con vino tinto, por supuesto.

3 comentarios:

Ana de Alejandro dijo...

Qué fuerte! No quiero imaginarme con dos pequeñetes llenos deronchitas y comezón corriendo fastidiados por la casa. Debieron pasar largas horas de angustia!!!
Felicidades, eah pues la enhorabuena por haber salido con bien de semejante trance!
Ánimo a las mamás y a correr las cuatro!!
Besos llenos de salud!

Paula dijo...

Hola, nose si me pase antes, pero sigo este blog hace un tiempo.
Y por eso les quiero dar a las dos el premio al esfuerzo personal. Porque es increible lo que hacen con esas dos hermosuras.
Espero que lo pasen a buscar por mi blog. Besos

Anónimo dijo...

Eyyy!!!!... qué duro debe haber sido estas tres semana!!! me alegro saber de ustedes, de las nenas, y espero que estén más que bien!. Un cariño a las cuatro. Moni Ag.